Anótelo o imprímalo antes de ir a su cita.

Puede ser más difícil comer cuando se tiene cáncer. Los medicamentos de quimioterapia causan efectos secundarios como náuseas, pérdida de apetito y cambios en el gusto y el olfato que hacen que los alimentos tengan un sabor desagradable. Un dietista puede ayudarlo a encontrar un plan de comidas que se ajuste a sus nuevas necesidades y gustos nutricionales.

Para ayudarlo a obtener suficiente nutrición durante el tratamiento, coma cinco o seis comidas y refrigerios más pequeños durante el día. Las porciones pequeñas pueden ser más fáciles de tragar que las comidas grandes.

Si le duele demasiado la boca como para comer alimentos sólidos, beba sus calorías en forma de batidos, sopas o bebidas nutritivas.

Coma alimentos ricos en calorías y nutrientes, como:

Nueces y mantequilla de maní Barras de granola Palta batidos Huevos mantequilla y aceite

También puede agregar salsas y salsas a los platos para obtener más calorías.

¿Debo tomar un suplemento?

Los alimentos son siempre la mejor fuente de nutrientes, pero los suplementos de vitaminas y minerales pueden ser útiles cuando no puede obtener suficientes nutrientes solo con la dieta.

No tome un suplemento sin antes consultar con el médico que trata su cáncer. Algunos de estos productos pueden causar efectos secundarios en grandes dosis o interactuar con los medicamentos que toma para tratar el linfoma.

Referencia médica de WebMD Revisado por Brunilda Nazario, MD el 3 de marzo de 2021

Fuentes

FUENTES:

Cáncer hoy: "Investigación de los efectos de la dieta Keto sobre el cáncer."

Revista Europea de Nutrición Clínica: "Factores nutricionales y supervivencia del linfoma no Hodgkin en una población étnicamente diversa: el estudio de cohorte multiétnica."

Escuela Médica de Harvard: "¿Deberías probar la dieta cetogénica?"

Revista de Oncología Clínica: "Dieta cetogénica modificada en linfoma: una serie de casos tabletas clean forte en el Sistema de Salud de Asuntos de Veteranos de Pittsburgh."

Leucemia & Linfoma: "Ingesta de frutas y verduras y supervivencia del linfoma no Hodgkin en mujeres de Connecticut."

Leucemia & Sociedad de Linfoma: "Alimentación saludable," "linfoma," "Datos sobre el linfoma de células del manto."

Linfoma Acción: "Dieta y Nutrición."

Es normal estar preocupado por el tratamiento del cáncer. Saber lo que está por venir puede hacer que sea más fácil de manejar.

El tipo de inmunoterapia que recibirá depende del tipo y la etapa de su cáncer y de su estado de salud. Su equipo de atención le dará instrucciones específicas para prepararse para su tratamiento. Pero en términos generales, esto es lo que puede esperar.

Haz tu tarea

Cuando usted y su médico decidan que este será su tratamiento, deberá sentar las bases.

Hable con su compañía de seguros. La inmunoterapia cuesta mucho. Infórmate del precio de tu tratamiento y cuánto pagará tu seguro. Es posible que deba hacer arreglos para cubrir el resto de la factura.

Verifique dos veces su control de la natalidad. La inmunoterapia puede dañar al feto, por lo que no es una buena idea quedar embarazada mientras toma estos medicamentos.

Pregunta por medicamentos. Averigüe si debe dejar de tomar pastillas para la presión arterial, aspirina u otros medicamentos que toma normalmente.

Deja de beber. No tiene que seguir una dieta especial antes de recibir su medicamento, pero es mejor evitar el alcohol.

Que los efectos secundarios hablen. No son iguales para todos, y es posible que algunas personas no tengan ninguno. Nadie puede saber de antemano exactamente cómo te sentirás. La mayoría de los efectos secundarios desaparecen después del tratamiento, pero es posible que algunos no desaparezcan.

Pregúntele a su equipo de atención a qué debe estar atento ya quién puede llamar después del horario laboral normal. Es importante tratar los efectos secundarios de inmediato. Algunos pueden ser graves e incluso potencialmente mortales.

Planifique su horario

Es probable que el proceso de tratamiento tome la mayor parte de un día, por lo que deberá tomarse un descanso del trabajo o la escuela. Pregúntele a su médico cuándo puede volver a su rutina normal.

No todos se enferman por el tratamiento, pero más de un tercio de las personas sí lo hacen. No haga grandes planes hasta que sepa cómo se sentirá.

Continuado

Antes de su infusión

Empaca un bocadillo. Estará en el centro oncológico por mucho tiempo y es posible que desee comer algo.

Trae juguetes. Querrá cosas para pasar el tiempo, como libros, música y rompecabezas, y un cable de carga y una batería de respaldo para su tableta y teléfono inteligente.

Organiza un viaje a casa. Su tratamiento podría causarle mareos o somnolencia, por lo que no podrá conducir.

Establecer cuidado de niños. Es posible que se sienta muy cansado o como si tuviera gripe después. Pídele a un amigo o familiar que cuide a los niños.

Recibir tratamiento

Por lo general, estará en el consultorio de su médico, en una clínica o en un hospital. No tendrás que pasar la noche.

El medicamento ingresa a través de un tubo intravenoso en su brazo, lo que los médicos llaman una infusión. Puede tardar hasta 6 horas, especialmente al principio. La frecuencia con la que recibe una infusión depende del tipo de inmunoterapia y de cómo reacciona su cuerpo.

La terapia de células T con CAR es diferente. Solo unos pocos centros médicos especiales pueden hacerlo, por lo que es posible que tengas que desplazarte hasta allí. Plan para quedarse alrededor de 2 semanas. 

Efectos secundarios y complicaciones

Todos los tratamientos de inmunoterapia pueden causar efectos secundarios. Recibirá medicamentos para ayudar a prevenirlos antes de que comience su tratamiento, pero es posible que aún no se sienta bien durante o después de una infusión.

La inmunoterapia también puede causar dolor en el pecho, dificultad para respirar e infecciones graves. Si tiene alguno de estos, llame al 911 de inmediato.

Referencia médica de WebMD Revisado por Gabriela Pichardo, MD el 6 de junio de 2020

Fuentes

FUENTES:

"Comprender la inmunoterapia: una guía para las personas afectadas por el cáncer," Consejo del Cáncer de Australia, 2017.

Sociedad Americana del Cáncer: "Inmunoterapia para el linfoma no Hodgkin."

Quimioterapia: "Rituxano."

www.rituxan.com: "Preparándose para su infusión de RITUXAN."

Centro Oncológico M.D. Anderson: "9 cosas que debe saber sobre la terapia de células T con CAR."

Existen formas comunes de tratar la leucemia linfocítica crónica (LLC), pero no existe una terapia que funcione para todos. Es posible que deba tomar varias rutas diferentes para encontrar el plan adecuado para usted. Eso incluye la terapia estándar que su médico le puede dar o nuevos medicamentos a través de ensayos clínicos.

El objetivo de cualquier tratamiento para la CLL es disminuir sus síntomas y acercarlo a largos períodos sin signos ni síntomas de enfermedad. Usted y su médico pueden discutir si es una buena idea cambiar su tratamiento. Hay varias cosas a considerar.

Señales de que su tratamiento no está funcionando

Tiene síntomas relacionados con la CLL. Uno de los principales objetivos del tratamiento de la CLL es ayudarlo a sentirse mejor. Si algunos de sus síntomas anteriores regresan o nunca desaparecen, informe a su médico. Podría ser una señal de que su CLL no está bien administrada.

Algunos síntomas a tener en cuenta incluyen:

Cansancio extremo Fiebre de bajo grado sin infección Pérdida de peso sin razón Ganglios linfáticos inflamados Sudores nocturnos por más de un mes Dolor de vientre o una sensación de plenitud muchas infecciones Fácil sangrado o hematomas

Su cáncer sigue creciendo. El objetivo de cualquier tratamiento para la CLL es disminuir la cantidad de células cancerosas en su cuerpo. A veces, es posible que su cáncer no responda a la terapia. Eso se llama LLC refractaria. También es posible que un medicamento ayude al principio y luego deje de funcionar.

Por qué necesita atención de seguimiento

Es importante ver a su equipo de atención médica con regularidad. Estos controles ayudan a su médico a realizar un seguimiento de qué tan bien va su tratamiento. Eso les ayudará a saber si necesitan hacer algún cambio en su plan de atención. Sus citas pueden incluir versiones repetidas de las mismas pruebas que se usaron para diagnosticar su cáncer en primer lugar, como:

Examen físico. Su médico le preguntará cómo se siente y buscará signos físicos de CLL. Buscarán ganglios linfáticos inflamados, como en el cuello. Presionarán su vientre para ver si su bazo o hígado se han agrandado. Este es un buen momento para informarle a su médico sobre cualquier síntoma o efecto secundario que pueda estar molestándole.

Continuado

Análisis de sangre. CLL crea células cancerosas que pueden exprimir algunas de sus células sanguíneas más sanas. Si su tratamiento no está funcionando bien, es posible que tenga:

Recuento bajo de glóbulos rojos. Esto también se llama anemia. Necesita una cantidad saludable de glóbulos rojos para transportar oxígeno a otras células de su cuerpo. Sin suficiente, puede cansarse muy fácilmente. Recuento bajo de plaquetas. Las plaquetas ayudan a la coagulación de la sangre. Es por eso que puede sangrar o tener moretones con facilidad cuando están demasiado bajos. Alto recuento de glóbulos blancos. La CLL hace que su médula ósea produzca muchos glóbulos blancos llamados linfocitos. Esto hace que sea más difícil para su cuerpo combatir las infecciones.

Prueba de médula ósea. Es posible que le hagan una aspiración de médula ósea y una biopsia. Ahí es cuando un médico usa una aguja larga y delgada para extraer parte de su médula ósea líquida y luego parte del núcleo de su médula ósea. Su médico puede comparar los resultados de pruebas de médula ósea anteriores para ver si su tratamiento está funcionando.

Hibridación fluorescente in situ (FISH). Las personas con CLL a menudo tienen cambios en ciertos cromosomas. Esta prueba utiliza un tinte especial para mostrar los cambios en las células cancerosas. Específicamente, su médico está buscando genes alterados que ayuden a las células de CLL a sobrevivir. Su médico puede usar su sangre o su médula ósea para la prueba FISH.

Preguntas para su médico

Es bueno tener curiosidad acerca de su atención médica. Haz una lista de todo lo que quieras saber. Anótelo o imprímalo antes de ir a su cita. Así no se te olvida lo que quieres preguntar.

Aquí hay algunas preguntas para comenzar:

¿Con qué frecuencia necesito visitas de seguimiento? ¿Para qué sirven todas estas pruebas de laboratorio? ¿Cuáles son todas mis opciones de tratamiento? ¿Cómo ayudará el tratamiento? ¿Tendré efectos secundarios? ¿Cómo puedo aliviar mis síntomas de CLL ahora mismo? ¿Cuánto costará mi nuevo tratamiento? ¿Puedo obtener ayuda con mis gastos médicos? ¿Cuánto tiempo tomará para que el tratamiento funcione? ¿Qué pasa si cambio mi tratamiento y no ayuda? Referencia médica de WebMD Revisado por Brunilda Nazario, MD el 28 de enero de 2021

Fuentes

FUENTES:

Cancer.net: "Leucemia – Linfocítica Crónica – LLC: Tipos de Tratamiento."

Sociedad Canadiense del Cáncer: "Progresión de la enfermedad de la leucemia linfocítica crónica."

Sociedad Americana del Cáncer: "Signos y síntomas de la leucemia linfocítica crónica," "¿Cómo se diagnostica la leucemia linfocítica crónica?" "Si tiene leucemia linfocítica crónica (LLC)."

Leucemia & Sociedad de Linfoma: "La guía CLL: información para pacientes y cuidadores."

Instituto Nacional del Cáncer: "Tratamiento de la leucemia linfocítica crónica (PDQ): versión para pacientes."

El linfoma tímico es un tipo de cáncer de la sangre. Ocurre cuando los glóbulos blancos llamados linfocitos se vuelven cancerosos. Estos tipos de glóbulos provienen de la glándula del timo, que se encuentra detrás del esternón y frente al corazón.

Algunos tipos de cáncer de la sangre, llamados enfermedad de Hodgkin y linfomas no Hodgkin, pueden comenzar en el timo o afectarlo. El linfoma tímico de Hodgkin es más común que el linfoma tímico no Hodgkin. Pero todos los cánceres tímicos, o el cáncer que comienza en la glándula timo o la afecta, son raros.

Es posible que las personas con linfoma tímico no presenten síntomas hasta que el cáncer comience a crecer y se propague más allá del timo. Los médicos no suelen encontrar la enfermedad hasta que alguien informa síntomas.

El síntoma más común del linfoma tímico es el agrandamiento y la inflamación de los ganglios linfáticos alrededor del cuello. También puede causar síntomas que se parecen a los de un resfriado fuerte o una gripe, que incluyen:

fiebres sudores nocturnos Pérdida de peso que no puedes explicar

El linfoma tímico también puede hacer que desarrolle una masa, o un tumor en crecimiento, en el centro del pecho. En casos raros, puede presionar contra otras partes del cuerpo que están cerca y causar síntomas como:

Dificultad para respirar Dolor en el pecho Tos, incluso con sangre o con mucosidad Ronquera

En algunos casos, un tumor presiona contra un vaso sanguíneo grande cerca del timo llamado vena cava superior, que lleva sangre desde la parte superior del cuerpo hasta el corazón. Cuando eso sucede, puede tener síntomas como:

Hinchazón en la cara, el cuello o el brazo que puede ser de color azul Venas hinchadas en el área del cuello o del pecho Mareos o aturdimiento Dolor de cabeza que empeora cuando te inclinas hacia adelante

Cuando tenga estos síntomas, es importante que se lo informe a su médico. Pueden hacerle preguntas, examinarlo y realizar pruebas para saber con certeza si tiene linfoma tímico o si otra afección está causando sus síntomas.

Referencia médica de WebMD Revisado por Carol DerSarkissian, MD el 27 de mayo de 2020

Fuentes

FUENTES:

Roswell Park Comprehensive Cancer Center: “Acerca del cáncer de timo”.

Journal of Thoracic and Cardiovascular Surgery: “Enfermedad de Hodgkin de origen tímico”.

Sociedad Americana Contra El Cáncer: “¿Qué es el cáncer de timo?”

Macmillan Cancer Support: “Linfoma de células B grandes del mediastino primario (PMBCL)”.

Stanford Health Care: “Síntomas de timoma y cáncer tímico”.

Instituto Nacional del Cáncer: “Diccionario de términos de cáncer del NCI: adenopatía”.

Informes de casos en hematología: “Linfoma del timo de células B grandes ricas en histiocitos/células T: una trampa diagnóstica”.

¿Cómo sé si tengo linfoma de Hodgkin?

El diagnóstico de linfoma de Hodgkin solo se puede hacer mediante una biopsia de tejido, es decir, cortar una muestra de tejido para examinarla. Si tiene un ganglio linfático agrandado e indoloro que su médico sospecha que puede deberse a un linfoma de Hodgkin, se tomará tejido para una biopsia o se extirpará todo el ganglio. El diagnóstico de linfoma de Hodgkin a veces se confirma por la presencia de un tipo de célula llamada célula de Reed-Sternberg.

Si una biopsia revela que usted tiene linfoma de Hodgkin, es posible que necesite pruebas adicionales para determinar la extensión o etapa de la enfermedad. Las pruebas incluyen análisis de sangre, radiografías de tórax, tomografías computarizadas (CT) del tórax, el abdomen y la pelvis, y posiblemente del cuello, y PET. Las imágenes por resonancia magnética (IRM), las gammagrafías óseas, la punción lumbar y los estudios de médula ósea son útiles en circunstancias especiales.

Estas pruebas revelarán el estadio del linfoma de Hodgkin y determinarán el mejor tipo de terapia.

¿Cuáles son las etapas del linfoma de Hodgkin?

El pronóstico y el tratamiento específico que se usa para tratar a Hodgkin depende de la etapa de la enfermedad o de qué tan extendida esté. Estas son las etapas de la enfermedad:

Estadio I. El linfoma de Hodgkin se encuentra en solo un área o estructura de ganglio linfático (como el bazo).

Etapa II. El linfoma de Hodgkin se encuentra en dos o más áreas de ganglios linfáticos del mismo lado del diafragma (el músculo debajo de los pulmones que se mueve hacia arriba y hacia abajo para ayudarlo a respirar).

Etapa III. El linfoma de Hodgkin se encuentra en los ganglios linfáticos a ambos lados del diafragma, o el cáncer también puede haberse extendido a un área u órgano adyacente al ganglio linfático o al bazo.

Etapa IV. El linfoma de Hodgkin se diseminó a uno o más órganos fuera del sistema linfático, como la médula ósea o el hígado.

Linfoma de Hodgkin refractario o recurrente. Enfermedad refractaria es el término que se utiliza cuando la enfermedad no responde al tratamiento inicial. La enfermedad recurrente significa que el linfoma de Hodgkin ha regresado después de haber sido tratado. Esto puede ocurrir poco después del tratamiento o, con menor frecuencia, años después.

Continuado

¿Cuál es el tratamiento para el linfoma de Hodgkin?

El objetivo del tratamiento del linfoma de Hodgkin es erradicar las células del linfoma sin dañar las células normales para minimizar los efectos secundarios del tratamiento. Hable con su médico acerca de cualquier efecto secundario relacionado con el tratamiento que experimente.

El tratamiento más común para el linfoma de Hodgkin es la quimioterapia (medicamentos). A veces se utiliza la inmunoterapia, mientras que el uso de la radioterapia ha disminuido con los años.